Ejes de nuestra actuación

Las conclusiones que vamos obteniendo de estos procesos de dinamización y coordinación nos van reafirmando en que resulta fundamental el guiarse en base a una serie de ejes de actuación que pueden resultar determinantes y que conviene tenerlos siempre como referente de fondo, tales como:

 

 

Esmerarse en explicar muy bien el sentido de las actuaciones que se  vayan emprendiendo a lo largo del Plan Plurianual y ofrecer  a todas las personas vinculadas al centro una visión de conjunto coherente y un amplio horizonte temporal con un rumbo, metas y objetivos bien identificables, creíbles y alcanzables.

Tan importante como el actuar, será el cómo se actúa y, sobre todo, cómo se comparte y se difunde;  es necesario hacer todo lo posible para que los logros que se vayan convirtiendo en realidad, por simples o modestos que a veces puedan parecer, lleguen a ser conocidos por  familias, alumnado y  profesorado, pues ello contribuirá a ir generando un clima de implicación e ilusión colectiva

Otorgar interés prioritario a la labor de ir propiciando un efecto contagio que venga impulsado por una comprobación concreta, no abstracta, de las posibilidades reales que ofrecen las TIC para enriquecer las actividades educativas más diversas y que estimule a abrir las aulas y compartir experiencias.

Para ello, resulta eficaz  el intentar añadir valor mediante las TIC a iniciativas innovadoras ya promovidas con anterioridad en el centro dentro o fuera de las aulas, aunque inicialmente no hayan estado soportadas en las nuevas tecnologías y que estas experiencias próximas sean  compartidas, generando equipos de trabajo que  favorezcan la creación de conocimiento colectivo y que se vaya  haciendo realidad poco a poco un  cambio metodológico sin ruptura traumática alguna.

No  dejarse bloquear por las necesidades de formación o por la falta de experiencia o conocimientos sobre las TIC; que esto no suponga en ningún caso un argumento para desentenderse del proyecto o para no arrancar; es evidente que hay cosas muy interesantes que se pueden ir emprendiendo desde un primer momento y que pueden ser accesibles a todos los que tengan interés y predisposición a colaborar.

Diseñar dinámicas formativas de apoyo y asesoramiento directo bien personalizadas y con clara proyección práctica y de posible aplicación inmediata al currículo diario, combinando acciones formativas  formales y programadas, con actuaciones informales, espontáneas, de respuesta inmediata ante demandas y necesidades planteadas a nivel individual o de grupos reducidos.

Esforzarse por aplicar y utilizar las TIC  de manera  integrada y conjunta con las técnicas tradicionales de aprendizaje, intentando aprovechar los aspectos positivos que ambas tienen y que mejor se adapten a los objetivos que en cada caso corresponda alcanzar.

Impulsar la puesta en marcha de nuevas estrategias de enseñanza y aprendizaje que potencien  la participación directa por parte del alumnado y el que éstos se empiecen a sentir protagonistas de verdad; pueden sorprender por las habilidades que son capaces de desplegar con las TIC y con los canales de comunicación multimedia, que, a su vez, fomentan su  vertiente colaborativa y cooperativa, así como sus capacidades para la  comunicación oral y escrita.

Prestar mucha atención a la política de comunicación; que sea viva, diversa y se elabore  con máxima implicación, vertical, pero también  muy horizontal; optimizando todos los medios de difusión de dentro y fuera del centro que estén a su alcance; esto ejercerá un efecto muy positivo a nivel de toda la comunidad educativa.